El Contenedor Transparente


En 1990, unos curiosos anuncios publicados en la prensa alemana informaban a los lectores de la inimaginable y preocupante cantidad de fotografías que se producían anualmente, al tiempo que advertía de la amenaza que suponían para la salud los químicos contenidos en todo este material fotográfico descontrolado si no fuesen conveniente procesados, o el riesgo para nuestra capacidad intelectual latente tras esta creciente polución visual.

Afortunadamente en el Instituto para el Reprocesado de Fotos Usadas un servicio de profesionales cualificados ofrecía una solución a este grave problema: “recogemos fotografías usadas, abandonadas y anticuadas en blanco y negro o en color, incluyendo fotografías instantáneas, tiras de fotomatón, álbumes fotográficos completos, hojas de contacto, tiras de prueba, negativos y diapositivas, así como artículos dañados y triturados, tanto en pequeñas como en grandes cantidades”. Como consecuencia de este reclamo, el “Instituto” recibió miles de fotografías, álbumes y negativos que la gente enviaba para que su tratamiento y reciclado de modo seguro.

Para leer más, visita ClavoArdiendo: