La mirada interrumpida


Plantarse delante de una fotografía en el siglo XXI ya no significa preguntarse “¿Qué estoy viendo?”, ya no es el sujeto quien interroga a la imagen escudriñando pistas visuales que le revelen el mensaje que el autor cuidadosamente “encriptó” tras unas finas capas de símbolos y códigos. Ante una fotografía contemporánea el espectador se convierte en sujeto activo, que verá interpeladas sus expectativas para encontrar el sentido a la obra de arte desde su propia experiencia. Será eso o nada.

Para leer más, visita Clavoardiendo: