Fotografía Post-mortem


La función de la fotografía como referente de la realidad y prótesis de la memoria ha propiciado la aparición temprana de la denominada fotografía Post-Mortem, certificando su utilidad como herramienta para gestionar el duelo y perpetuar el recuerdo de los seres queridos. Si en las primeras fotografías post-mortem la representación visual de la muerte estaba estrechamente vinculada a sus rituales y a la escenificación social de la misma, la posterior evolución del contexto social ira reduciendo el ámbito de representación casi exclusivamente en el discurso artístico o documental –incluyendo en este espectro proyectos autorreferenciales de enfermedad, reivindicación de colectivos estigmatizados socialmente, terapias profesionales de duelo o documentación forense. En esta última década estamos siendo testigos de propuestas tecnológicas que pretender definir un nuevo marco de relación con la muerte, con la promesa de perpetuar en un Mas Allá virtual el legado digital del “Homo Interneticus”.

Para leer más visita ClavoArdiendo: